Skip to content

Reflexión sobre el pensamiento de Juan Amós Comenio en su obra “Didáctica Magna”

8 de noviembre de 2012

Introducción

En su obra Didáctica Magna Juan Amós Comenio, plantea una revolución educativa, haciendo un análisis del hombre, de la educación de su época y de los fines de esta, así como una crítica a la enseñanza del tiempo que le toco vivir. Basa su tratado en la premisa de que el hombre es una criatura a imagen y semejanza de Dios: racional, disciplinable, y de que como tal debe ser tratado y formado. La educación y la disciplina serian los que dan al hombre su “humanidad”. Para lograr esta humanización del hombre persigue como ideal una triada: sabiduría de entendimiento, prudencia de actuar, y piedad de corazón.

En este escrito tratare de plasmar los aspectos que más nos competen en el campo de la educación y de las humanidades y que pueden así aportar elementos para una posterior reflexión sobre su pensamiento.

Capítulo I: Exposición Antropológica desde la perspectiva de Comenio

Al momento de querer crearnos una visión del pensamiento de Comenio sobre el hombre, tenemos que tomar en cuenta los diversos aspectos temporales, culturales, y religiosos en los que este se desenvuelve, tratar de analizarlos no con un criticismo anacrónico y fuera de contexto, sino valorando su esfuerzo, no se les puede exigir a los pioneros del pensamiento pedagógico que nos ofrezcan una visión del todo completa y actual sobre el hombre , pues tuvieron no solo la tarea de pensar sobre el hombre y su enseñanza, sino la de desarrollar todo un lenguaje para hablar de ello.

El hombre y Dios

Para Comenio como para la gran mayoría de las personas de su época, el aspecto religioso era el que regia la totalidad de la vida, desde las reflexiones intelectuales hasta el más mínimo aspecto en la praxis de la vida diaria, así que es imposible desligar a Comenio y su obra del lenguaje religioso que al ser clérigo protestante de la religión morava, emplea en sus escritos.

En su persona era importantísimas sus convicciones morales, el pertenecía a una región y religión que lo marco profundamente y forjo en él la visión que le permitió realizar su obra:

«Juan Amos tomó de los Hermanos Moravos el sentido profundo de la religiosidad, de la dignidad del trabajo y de la ayuda mutua que constituían, con el amor de Bohemia, la base esencial de su doctrina. El esfuerzo que tuvo que hacer para recuperar su tiempo perdido y el mal recuerdo de las escuelas precariamente organizadas lo inclinaron hacia una pedagogía mejor, hacia una enseñanza accesible a todos».

Considera que el hombre posee una capacidad que lo dota de excelencia: esta es  la mente, dada por Dios para apreciar la creación de Dios e ir desarrollando su inteligencia. El hombre al ser imagen de Dios según la biblia es

un ser racional y posee una dignidad que está por encima de cualquier otra criatura terrena que proviene de la misma imagen de Dios que está en él, por esto al educarle, formarle, y disciplinarle es imprescindible verle como tal y lo explica clara mente cuando dice: « No hay que guiar con voces, cárcel o azotes a la criatura racional, sino con la razón. Si se obra de modo contrario, redunda en injuria e Dios, que puso en ellos igualmente su imagen, y las cosas humanas estarán llenas, como lo están, de violencias e inquietud ».

Para él la relación con Dios estará siempre en su obra y pertenece a sus famosas “triadas” donde pone a la piedad, como una de las virtudes que tiene que tener el ser humano, y si se educa para los aspectos más vanos y terrenos, ¿Cómo no educar para los más excelsos?, habla de cómo la educación debe hacer al hombre un sincero adorador de Dios, la delicia de su creador y que la perfección del hombre se encuentra en la imitación de Cristo, el más perfecto de los hombres.

En conclusión desde el punto religioso Comenio ve al hombre como un ser excelso, cuya dignidad viene de Dios, que a la vez es su ejemplo a seguir en su formación y su fin en cuanto a realización.

El hombre como animal disciplinable

Comenio aunque le concede al hombre una dignidad tal por ser imagen de Dios, no considera que este manifieste tal humanidad de nacimiento, la humanidad estaría en él como potencia y no como acto, para que esta humanidad se haga patente en el hombre es necesaria la educación, y que para hacer brotar esta humanidad la naturaleza ya ha puesto en el unas semillas que son la Ciencia, honestidad y religión, pero estas serán solo potencialidad hasta que por medio del ruego, el aprendizaje y la practica germinen en el hombre configurándolo como tal.

Por esto Comenio define al hombre como “animal disciplinable”, y pone en la disciplina toda la esperanza de la formación del hombre y su realización como tal.

La educación y la disciplina deben empezarse lo antes posible, de preferencia en la niñez, pues es la etapa en la que se puede corregir mejor los defectos y encausar hacia el bien al niño, «la condición  de todo nacido es que mientras esta tierno fácilmente de dobla y conforma; si se endurece resiste el intento […] para que el hombre pudiese formarse para la humanidad le otorgo Dios los años de la juventud, en los que inhábil para otras cosas fuera tan solo apto para su formación», y siguiendo estas ideas considera que los casos problemáticos son mas corregibles entre más pronto se le exponga a la disciplina, que para este momento debemos entenderla no como violencia, ni castigo recordando la idea tan grande que tenia sobre el hombre, sino como la educación y  atención paciente que se le otorga la persona en pos de su formación.

Igualdad de todos los individuos del género humano

Otro aspecto sorprendente de la figura de Comenio es su adelanto en cuanto a ideología Social, considerando que todos los seres humanos sin importar sus capacidades intelectuales, sus aptitudes, o su sexo merecen una educación, de ahí ese idea tan proclamado por él y por sus seguidores “educación para todos”, para ello se fundamenta de nuevo en sus ideales cristianos diciendo:

«Por que todos lo que han nacido hombres lo fueron con el mismo fin principal, a saber para que sean hombres; esto es creaturas racionales, señores de las demás creaturas, imagen expresa de su creador […] no es obstáculo que algunos parezcan por naturaleza idiotas o estúpidos […] no existe ninguna razón por la que el sexo femenino deba ser excluido en absoluto de los estudios científicos».

Por lo tanto se ve la coherencia de su pensamiento en toda su obra, pues no solo habla de la dignidad de ciertos hombres, sino de todos, sin importar agentes externos que lo hagan diferenciarse de los demás, todos son ante la

mirada de Dios y ante la de Comenio iguales. En este caso Comenio sería un pionero no solo de la pedagogía sino también de la igualdad de género y de el apoyo a personas con capacidades diferentes.

El hombre y la virtud

La virtud ha sido un tema en permanente uso desde la época de la Grecia clásica, y es fundamento para todo actuar humano que se diga humanista, en Comenio no solo no está ausente, sino subyace como trasfondo de la totalidad de su obra y como motivación del enseñante y el alumno.

Como dijimos anteriormente Comenio consideraba que la virtud venia implícita como una especie de semilla en el hombre, pero que solo germina cuando este es educado para desarrollarla; uno de sus objetivo es hacer del hombre un ser honesto, de buenas costumbres, un ser que ame la virtud y que se rija por ella, «Diadema de oro en rostro de puerco es la erudición en hombre que desprecia la virtud.[…] Ambas (ciencia y virtud) completaran la perfección», solo por medio de esta virtud y de un buen método se corrigen los defectos del espíritu. La naturaleza humana se tambalea entre un pecado original que lo orilla al mal, y su ser como imagen de Dios que lo hace tender al bien, solo la virtud hará que alcance su fin último que sería la felicidad, un fin querido por Dios para el hombre, mas no siempre alcanzado por una mala educación.

Eudaimonía: la felicidad como fin último del hombre

Todo ser tiene una tendencia natural a la auto realización, el tema de la felicidad es tan antigua como el pensamiento mismo, los griegos la llamaron Eudaimonía, Aristóteles la ve como la busque da del bien “una actividad del

Alma según la virtud”.

En Comenio la felicidad, una felicidad que radicaría en la consecución de la triada: erudición, virtud y piedad; solo el conocimiento hace posible el amor, y solo estos dos son posibilitadores de la felicidad, ambos aspectos cuando impregnan esta realidad tríadica hacen del hombre un ser pleno, la erudición lo hace

conocerse, conocer su entorno, y conocer sobre su Dios, la virtud, lo impulsa a obrar correctamente en relación consigo, con los demás y con su Dios, y la piedad que es la praxis religiosa, lo posibilitara a hacer las cosas por amor a Dios.

En esta ultima Comenio centrara la realización de la felicidad: « aprenderán a ver a Dios en todas partes, a alabarle por doquier, a amarle siempre; y por lo mismo pasaran mas alegremente esta vida pesada y aguardaran con mayor deseo y esperanza la vida eterna». Como en todo el pensamiento cristiano la felicidad completa no se alcanza en totalidad en la vida terrena pues esta solo es realizable en el paraíso, al participar de la visión beatifica de Dios, sin embargo, Comenio no descarta, como otros pensadores lo hacen, la idea de una participación ya en la tierra como adelanto a la participación de la felicidad eterna.

Capítulo II: Aportes de Comenio a la enseñanza

Didáctica Magna es una obra rebosante de humanismo, que choca con las ideas escolásticas de su tiempo, que pone al hombre en su lugar, poniendo al alumno, y no al maestro ni a la enseñanza misma, como centro de del proceso educativo; en Comenio no es un educar para “hacer algo”, desempeñar un cargo o simplemente la memorización de datos académicos. Comenio pretende educar para la vida, ¿de que sirve pasar la vida en las aulas si no se vive?, la educación es una preparación para ese vivir, de manera que ninguna situación pueda sorprendernos al enfrentarnos a ella.

 

Formación conjunta de todos los jóvenes en las escuelas

Comenio sostenía que la juventud se desarrolla mejor entre la juventud, de cómo se tenía que educar juntos tanto a ricos como a pobres, a varones y a mujeres, es que la educación era necesaria para el correcto desarrollo del individuo por lo tanto nadie debería estar excluido de ella.

Cuando se educa a toda la juventud, obtienen grandes beneficios en provecho del estudiante, es bien claro que el ejemplo de los demás niños ayudara a quien aun no explota todas sus capacidades a salir adelante, si ordenas a un niño que haga algo, difícilmente lo hará, pero si ve que otro lo hace lo imitara sin que se lo mandes.

 

La universalidad de contenidos en la enseñanza

Comenio estaba preocupado por una educación en todos los aspectos fundamentales de la vida humana, y esta educación debe ser universal, es decir contener enseñanzas sobre todas las ciencias y las artes:

«Por tanto, todos los que hemos venido a este mundo, no solo como espectadores, sino como tambien como actores, debemos ser enseñados e instruidos acerca de los fundamentos, razones y fines de la principales cosas que existen y se crean. Y hay que atender a esto y especialmente atenderlo para que no ocurra nada, durante nuestro paso por este mundo, que no s sea tan desconocido que no lo podamos juzgar modestamente y aplicarlo con prudencia a uso cierto sin dañoso error».

En el plan de enseñanza de Comenio tratando de abrazar esta universalidad, se centra en cuatro aspectos que no solo se deben reducir a la escuela, sino a la realización en la vida de las personas:

  1. Se instruyan los entendimientos en  las artes y las ciencias
  2. Se cultiven los idiomas.
  3. Se formen costumbres con suma honestidad.
  4. Se adore sinceramente a Dios.

Y concebía que las escuelas eran talleres de la humanidad donde se buscaba que los estudiantes salieran como verdaderos hombres, y esto se lograría cuando se pusieran los esfuerzos en hacer de estos: sabios de entendimiento, prudentes en su actuar, y piadosos de corazón, para ello había que poner como fundamento: cosas que nos rodean, nuestra propia persona y el ejemplo de Cristo como perfección a la que hay que tender. En estos tres aspectos encaja la triada formativa de intelecto, costumbres y piedad o devoción a Dios, que para Comenio son indispensables como realización de la educación y otorgación de elementos para afrontar la vida futura del alumno.

También hace referencia a la triada de entendimiento, voluntad y memoria como potencias del alma y  que son las que dirigen el actuar humano y lo llevan al

fin antes mencionado, la felicidad, que se manifestaría en los tres adornos del alma: erudición, virtud y piedad, que a la vez constituyen un triple fin en si mismas: el servicio de Dios, el de las creaturas y el de nosotros mismos y gozar así de los bienes que provienen de Dios, de las criaturas y de nosotros mismos.

EL método como medio de una buena enseñanza

En el método Comenio centra no solo el buen camino de la educación, sino todo actuar humano cuyo esfuerzo tienda a la perfección, después enuncia como tiene que ser método, un método único que instruya y forme a la juventud, y enuncia tres características que ha de tener el método:

  1. Todos los hombres han de ser encaminados a los mismos fines de ciencia, costumbres y santidad.
  2. Todos los hombres, sea cualquiera la diferencia que presente en sus cualidades, tiene una única e igual naturaleza humana dotada de los mismos órganos.
  3. La expresada diversidad de cualidades no es sino excesos morbosos de la armonía natural […] así el remedio más a propósito para los vicios del entendimiento humano será un método tal que los excesos y defectos de espíritu se compensen y se ordenen todas las cosas a la consecución de la mayor armonía y concierto.

El método de Comenio pone al hombre y la consecución de un mayor bien para este, seria el encargado de regular la disciplina que se le aplique al hombre, la enseñanza, y la formación, sin perder nunca la impronta humanista y cristiana que tiene la pedagogía de Comenio.

Capítulo III: Critica y reforma a la escuela

Comenio considera imprescindible cambiar la manera de enseñar, la escuela de su tiempo era dominada por el ambiente escolástico, que aun que logro grandes avances en tiempos posteriores, se encontraba en decadencia en la baja edad media, y quienes sufrían eran los estudiantes, además que proclamaba una educación para todos, la buena formación de docentes que educaran a la juventud, y que el estado se encargara de crear y mantener escuelas para la educación de las nuevas generaciones.

La carencia y necesidad de escuelas

Comenio plantea un problema: las escuelas que hay no son suficientes, es necesario hacer llegar la educación a todos lados, para que todos los hombres puedan formarse como tales y adquieran las herramientas necesarias para su desenvolverse en la vida diaria e inspirado por Martin Lutero dice:

«Que en todas las ciudades, plazas, y aldeas se creen escuelas para educar a toda la juventud de uno y otro sexo; de tal manera, que aun aquellos que estuviesen dedicados a la agricultura o a los oficios, acudiendo diariamente a escuela durante dos horas, se instruyese en letras, costumbre y religión […] que se establezcan las escuelas con algún método, mediante el vual, no solo no se les haga huir de los estudios , sino que, por el contrario, se les atraiga con toda suerte de estímulos».

También critica la situación de que solo los ricos podían tener acceso a la educación, mientras que el pobre solo podía acceder por medio de la caridad, además de que estas escuelas se encontraban generalmente en zonas urbanas y no en pequeñas localidades y aldeas, donde también se tenía derecho a la educación.

Vicios de la enseñanza en tiempos de Comenio

Para Comenio la educación de su tiempo, tenía una idea errónea de la disciplina, que la veía como coacción y corrección con castigos, además de tener un mal método que impedía el correcto aprendizaje, y donde el alumno era espantado por el conocimiento.

Además que solo enseñaban aspectos intelectuales, sin preocuparse por los aspectos de la moral y la piedad, haciendo así de los hombres sabios en cuestiones intelectuales, pero gente de costumbres insanas, con grandes tendencias a la soberbia y con escasa o hasta inexistente piedad.

Reforma y mejoramiento de las escuelas

Comenio pone al orden como centro fundamental de su reforma escolar, puesto que el orden para Comenio es el alma de las cosas, por lo tanto en la enseñanza deberá existir un orden entre la disposición de los tiempos, los objetos y el método.

En esta reforma se deben incluir todos los aspectos necesarios para disciplinar al hombre y formarlo para su fin, entre estos aspectos están: el de instruir a toda la juventud conjuntamente; educarlo en lo que lo puedo hacer sabio, probo y santo; evitar la coacción y los castigos; que el conocimiento sea verdadero y solido, no superficial y falso; evitar que la enseñanza sea fatigosa.

Además de defender que el estado y la iglesia deberían ser los encargados de  construir, y mantener las escuelas donde se forme a la juventud, así cono formar docentes capacitados para el ejercicio de la enseñanza.

Conclusión

Comenio no es un pensador despegado de la realidad, es un observador que concibe la realidad humana con sus grandes potencialidades y con sus grandes males, cree en el hombre, pero cree que solo educando al hombre se hará algo grande de él, la educación seria quien salvará al hombre condenado a una realidad de desigualdad y opresión.

Hay muchos profesores que no saben para que educan, Comenio sí que lo sabe, el educa para la vida, para hacer de las personas, gente capaz de enfrentarse a la vida y arrebatarle la felicidad; Comenio es un humanista que busca hacer visible la humanidad en el hombre, demostrando con su vida que no importan las penalidades de la vida si se puede con ellas cambiar al mundo, el luchar contra lo que está mal, no es una acción de locos, sino una acción de valientes, de personas convencida de sus ideales.

Como conclusión rescato de esta lectura la visión que el educador debe tener ante las situaciones de su profesión, una visión donde los contextos son variados pero la actitud de servicio a la sociedad debe permear el desenvolverse en el trabajo, las convicciones que el educador manifieste en su obrar, serán convicciones que el alumno aprenderá, solo se podrá mejorar la sociedad en la que vivimos empezando por los individuos,  y la palabra convence pero el ejemplo arrastra, solo con el ejemplo de nuestro obrar, cambiara el panorama para un mejor mañana.


 

Imagen


BIBLIOGRAFÍA

RABECQ María Magdalena “Juan Amós Comenio apóstol de la educación moderna y de la comprensión internacional” El correo de la Unesco, Noviembre 1957, n ̊11, año X, p.4.

 COMENIO J.A. Didáctica Magna. México, Porrúa, (ed.4) 1991,

About these ads

From → Pedagogía

2 comentarios
  1. horacio permalink

    buen trabajo, muy interesante

  2. QUE BUENA LAS IDEAS DE COMENIO EN SU ÉPOCA FUE UNA GRAN REVOLUCIÓN EDUCATIVA E INTERESANTE UNIR SU TRIADA: ERUDICIÓN, VIRTUD Y PIEDAD.
    ¡QUE BONITA PROPUESTA PARA SU ÉPOCA!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: